Cómo utilizar las bolas chinas para rehabilitación del suelo pélvico [GUÍA PASO A PASO]

publicado en: productos | 0

El suelo pélvico… Ese gran desconocido para tantas mujeres ¿cierto? Tan solo nos acordamos de él cuando llegan los problemas: pérdidas de orina, disfunciones sexuales, prolapsos… Pero lo peor es que cuando se presentan estos trastornos en el suelo pélvico, 6 de cada 10 mujeres desconocen que se pueden tratar con ejercicio y fisioterapia. 

Sí, ejercitar el suelo pélvico puede ayudarte a paliar e incluso acabar con estos problemas de salud y, por tanto, ayudarte a ganar calidad de vida. Para ello, hay una herramienta clave: las bolas chinas.

Estoy segura de que habrás oído hablar de ellas. Sin embargo, todavía dudas si de verdad las bolas chinas te van a ayudar a la rehabilitación de tu suelo pélvico y cómo puedes utilizarlas para conseguir este propósito ¿verdad? 

Si es así, quédate por aquí porque he preparado esta completa guía donde vas a aprender qué son las bolas chinas exactamente y cómo puedes utilizarlas para tonificar tu suelo pélvico paso a paso

¿Te apetece descubrir cómo? Pues vamos allá.

¿Qué son las bolas chinas y quién puede utilizarlas?

Este maravilloso invento, también conocido como bolas Ben Wa o bolas de geisha, consiste en una o varias bolas alineadas y unidas entre sí a través de un cordón. Estas bolas suelen ser de diferentes pesos, tamaños y materiales e incluso pueden incluir en su interior bolas más pequeñitas para estimular el movimiento. 

El objetivo de las bolas chinas es introducirlas en la vagina para ayudarte a contraer y liberar los músculos del suelo pélvico con facilidad fortaleciéndolo y tonificándolo.

Piensa que sobre el suelo pélvico recae una gran responsabilidad, ya que su función es sostener órganos vitales de la mujer como son la vejiga, la vagina, el útero o el recto. Para que cumpla su misión con efectividad, debemos entrenarlo al igual que hacemos con cualquier otro músculo del cuerpo. 

Cómo utilizar las bolas chinas para rehabilitar suelo pélvico

Lo cierto es que, a pesar de que ha sido en los últimos años cuando se han popularizado, las bolas chinas se vienen utilizando desde hace siglos. Y, aunque muchas personas las consideran un juguete sexual, como hemos visto las bolas chinas son mucho más que eso. En realidad, son las mejores amigas de tu suelo pélvico.

Todas las mujeres pueden hacer uso de las bolas chinas, de hecho, debería ser algo habitual en nuestra rutina de ejercicio. 

No obstante, si en tu caso estás embarazada, acabas de dar a luz, presentas una infección vaginal, sientes dolor pélvico o te estás recuperando de una cirugía ginecológica, mi recomendación es que acudas a una  fisioterapeuta especializada  para que valore tu suelo pélvico y te confirme si puedes hacer un uso de las bolas chinas.

Las bolas chinas no dejan de ser una herramienta de fisioterapia, por lo que la valoración por parte de una profesional en todo caso es necesaria.

¿Para qué sirven las bolas chinas?

El principal beneficio de las bolas chinas es la rehabilitación del suelo pélvico. Y no lo digo yo, lo dicen los estudios al respecto: “el uso de bolas chinas como parte del entrenamiento muscular del suelo pélvico favorece la recuperación y el fortalecimiento de la zona”. 

Como hemos visto, el suelo pélvico es una parte fundamental de nuestro cuerpo, que se puede ir debilitando con el paso del tiempo y ante determinadas circunstancias vitales como los embarazos, los partos, la menopausia, la práctica de deportes de impacto, las cirugías en la zona, los esfuerzos e incluso como consecuencia del sobrepeso o la obesidad

Cuando el suelo pélvico sufre y pierde tono muscular, debemos ejercitarlo para devolverle su fuerza a través del entrenamiento.

¿Cómo? Con los ejercicios Kegel, que son simplemente una contracción de los músculos del suelo pélvico. 

Gracias a las bolas chinas podemos complementar estos clásicos ejercicios de Kegel y observar resultados más rápidamente, ya que conseguimos que la vagina y el resto de músculos del suelo pélvico hagan fuerza de forma involuntaria para sostener el peso que hemos introducido. Esta sería una forma activa de trabajar con tus bolas chinas.

Otra opción para fortalecer el suelo pélvico es utilizar las bolas chinas de forma pasiva, es decir, simplemente caminando con ellas en tu interior tu musculatura se activará favoreciendo el ejercicio.

Bolas chinas para la recuperación de suelo pélvico

Beneficios de las bolas chinas

Integrar las bolas chinas de forma libre y sin prejuicios en nuestro día a día para rehabilitar el suelo pélvico implica numerosos beneficios. ¿Los repasamos?

  • Prevenir o frenar problemas de incontinencia urinaria o fecal que ocurren con movimientos vigorosos como el deporte, levantar objetos pesados, toser, estornudar o reír.
  • Disminuir el riesgo de prolapso de órganos pélvicos, una afección en la que uno o más órganos presionan contra las paredes vaginales. Los ejercicios con bolas chinas pueden solucionar por completo los prolapsos leves y reducir los prolapsos moderados hasta lograr que no interfieran con las actividades de tu vida diaria.
  • Mejorar la salud vaginal y reducir el dolor pélvico al favorecer el aumento del flujo sanguíneo, que suele disminuir durante la menopausia a consecuencia de la bajada en el nivel de estrógenos.
  • Recuperación efectiva del tono muscular después del parto. El embarazo, los pujos prolongados durante el trabajo de expulsivo, el parto en sí mismo, el desgarro del suelo pélvico durante el alumbramiento y el parto de un bebé grande son factores que pueden debilitar el suelo pélvico. Para recuperar la fuerza de la zona, el ejercicio es la clave.
  • Orgasmos más intensos, fáciles de lograr y más frecuentes. Sí, las bolas chinas mejoran tu vida sexual. Más allá de incorporarlas en tu rutina de juegos sexuales, utilizarlas de forma frecuente para ejercitar la zona te ayudará a tensar la vagina y a aumentar el flujo sanguíneo en toda la región pélvica aumentando la excitación sexual, la lubricación y la capacidad de llegar al orgasmo.

Como ves, con un suelo pélvico en forma estamos ayudando a prevenir o a frenar afecciones que pueden resultar realmente incómodas impidiendo que disfrutemos la vida al máximo.

¿Por dónde empezar? Primeros pasos para rehabilitar tu suelo pélvico con bolas chinas

Ahora que ya tienes claro qué son las bolas chinas y con unos cuantos argumentos a favor de ellas sobre la mesa, veamos cómo empezar a utilizarlas con este sencillo paso a paso.

  1. Lávate las manos a conciencia para manipular las bolas con seguridad.
  2. Limpia las bolas chinas con agua tibia y jabón neutro. Sécalas con una tela de algodón.
  3. Puedes utilizar una pequeña cantidad de lubricante orgánico para que te resulte más sencillo y cómodo colocar las bolas en tu vagina.

¿Cómo colocar las bolas chinas correctamente?

Ya tienes tus bolas chinas listas para comenzar a utilizarlas. Te cuento cómo.

  1. Para ponértelas fácilmente y sin molestias puedes hacerlo tanto de pie como tumbada (quizá si es la primera vez, recostada estarás más a gusto). 
  2. Desliza lenta y de forma constante la o las bolas ,(en función del modelo que escojas tendrán una morfología u otra).
  3. Empuja suavemente las bolas hacia el interior de tu vagina hasta donde te sientas cómoda. Todas las bolas incorporan un extremo (cuerda, lazo, tirador…) que debe quedar por fuera de la vagina para que sea más fácil sacarlas.
  4. Una vez que las bolas hayan quedado correctamente colocadas, los músculos de tu vagina comenzarán a contraerse para sujetarlas. Si sientes que se van a salir o una bola asoma por fuera de la vagina, empújalas con cuidado hacia el interior. 

La sensación que producen las bolas chinas una vez insertadas en tu vagina varía según cada quién. En general, suele ser una sensación de hormigueo sutil que se intensifica cuando caminamos o realizamos otros movimientos. 

Las bolas chinas nunca deben causar dolor o molestias. En esos casos, quizá no estén bien colocadas o tengas algún problema que deba valorar una fisioterapeuta especializada.

Bolas chinas Satisfyer Balls

¿Qué ejercicios puedes hacer para rehabilitar tu suelo pélvico con las bolas chinas?

Una vez que hayas colocado correctamente las bolas chinas en el interior de tu vagina debes realizar actividades que requieran movimiento como caminar, bailar o hacer deporte. De esta manera, tu suelo pélvico trabajará de forma constante para sostener las bolas fortaleciendo la musculatura.

También puedes utilizarlas mientras realizas tus ejercicios Kegel contrayendo los músculos del suelo pélvico durante unos 5 segundos y relajando la zona durante otros 5 segundos. El movimiento de contracción de los Kegel es similar al que hacemos cuando queremos ir al baño y aguantamos la orina hasta llegar allí. Repite el proceso en series de 5.

¿Cuánto tiempo se deben utilizar las bolas chinas para una rehabilitación de suelo pélvico efectiva?

Si son tus primeras veces con las bolas chinas, la recomendación es utilizarlas durante 10 o 15 minutos. Conforme la musculatura de la zona se vaya fortaleciendo podrás ampliar de forma progresiva el tiempo con ellas puestas: 20 minutos, 30 minutos.

Vas a ver que tu propio cuerpo te marca el ritmo. Si logras mantener fácilmente las bolas chinas durante esos primeros 10 minutos, tu suelo pélvico está preparado para subir un nivel más de esfuerzo.

Lo más importante no es el tiempo sino la constancia, al igual que con cualquier otra actividad física con la que quieres obtener resultados.

Fortalecer el suelo pélvico con bolas chinas está a tu alcance siempre y cuando te comprometas con ello. Recuerda, más vale ejercitar 10 minutos cada día, que hacerlo 20 minutos una vez al mes.

¿Cómo retirar las bolas chinas?

Es el momento de sacar las bolas chinas. Así debes hacerlo:

  1. Ponte en una posición cómoda tumbada o de pie y relaja la vagina.
  2. Tira lentamente del extremo  hasta que las bolas salgan por completo.
  3. Para evitar molestias puedes agregar un poquito de lubricante en la apertura vaginal antes de sacar las bolas chinas para facilitar el proceso.

Lubricante orgánico Secret Play

¿Cómo limpiar las bolas chinas?

Mantener tus bolas chinas limpias es fundamental para que te duren mucho tiempo. Además, si no las limpias y almacenas correctamente pueden ser caldo de cultivo para las bacterias, que pueden acabar en el interior de tu vagina causando una infección. 

Este es el paso a paso para limpiar las bolas chinas:

  1. Colócalas bajo un chorro de agua tibia.
  2. Límpialas con un poco de jabón neutro. No utilices componentes agresivos y evita hervirlas en agua, ya que se podría dañar el material con el que están fabricadas. 
  3. Seca las bolas en un trocito de tela de algodón. También puedes dejarlas secar al aire. Asegúrate de que están completamente libres de humedad antes de guardarlas.
  4. Guarda las bolas en su propia cajita.

¿Qué bolas chinas son adecuadas para la recuperación del suelo pélvico?

En el mercado puedes encontrar una amplia variedad de modelos de bolas chinas entre las que escoger. Las hay de una sola bola, de dos, con tirador, sin tirador…

Si eres neófita en la materia y vas a comenzar a utilizar las bolas chinas, te recomiendo utilizar un modelo progresivo como las de Ami de Je Joue que puedes comprar en la (nuestra tienda online?) tienda online de Ilen. Estas bolas chinas incorporan un sistema Kegel de 3 pasos con un conjunto de 3 bolas con diferentes pesos y diámetros que puedes ir intercambiando a medida que tu suelo pélvico se va fortaleciendo.

Bolas chinas Ami de Je Joue en Ilen

Otra opción son las bolas chinas de Lelo, también disponibles para compra online. Este modelo incorpora dos bolas (29 mm y 37 grs. de peso cada una) para que puedas utilizar una sola (nivel principiante) o las dos a la vez (conforme vayas ganando fuerza) gracias a su conector de silicona.

Bolas chinas Luna Beads Lelo

Lo importante a la hora de comprar tus bolas chinas es escoger aquellas en las que la calidad esté garantizada. Opta por productos para fortalecer el suelo pélvico elaborados con materiales respetuosos con tu cuerpo como la silicona médica hipoalergénica. Piensa que van a estar dentro de tu vagina y ella se merece lo mejor. 

Hasta aquí esta guía. Espero que ahora tengas más claro cómo utilizar las bolas chinas para la rehabilitación de tu suelo pélvico. Y si te queda alguna duda, no olvides que la zona de comentarios es toda tuya. 

Cuéntame, ¿has utilizado las bolas chinas alguna vez? ¿Te animarías a ello? ¿Has notado resultados positivos a la hora de fortalecer tu suelo pélvico con las bolas chinas?

¿Quieres compartirlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad deSara Garcia Cañedo con la finalidad de atender mi solicitud. *

Seremos muy cuidadosas con tus datos. Los trataremos así.