La amenorrea es un síntoma, no una enfermedad.

¿Alguna vez has sufrido retrasos, o has perdido la regla por un periodo largo de tiempo?

Si es así, quédate por aquí, porque este mes lo vamos a dedicar a una alteración muy habitual del ciclo menstrual: la amenorrea.

¿Conocías este término? 

Se conoce como amenorrea la ausencia de menstruación durante uno o más periodos menstruales.

Existen dos tipos:

– La amenorrea primaria se refiere a la ausencia de menstruación sin que nunca haya existido. Se establece que si una persona no ha menstruado con 15 años, tiene amenorrea primaria.
– La amenorrea secundaria, es la ausencia de 3 o más periodos menstruales en una persona que sí ha menstruado previamente.

En situaciones de embarazo, amamantamiento o menopausia, hay amenorrea secundaria. Esta amenorrea se considera “natural”. Todas las demás situaciones en que desaparece la regla, se considera «no natural» (es decir, no es una consecuencia natural de una función del cuerpo que conlleva que se pierda la regla).


La amenorrea es un SÍNTOMA de que algo no funciona como debería, pero no es una enfermedad.

Recuperar la regla no debe ser el único objetivo, ya que perder la regla es la consecuencia de algo que va más allá. Si nos centramos solo en recuperar el sangrado, estamos obviando las causas que han hecho que esta aparezca.

Debemos tomarlo como una señal de alarma del cuerpo que nos indica que hay alguna alteración, ya sea hormonal, por estrés, por alguna enfermedad, por desequilibrios en cuanto a la alimentación, al ejercicio físico, etc y ponernos en manos de una profesional que, a poder ser, haga un abordaje completo de nuestro caso.

 

¿Cómo reconocer una amenorrea? 

A parte del síntoma claro de pérdida del ciclo menstrual, una amenorrea puede venir acompañada de cambios físicos como: aparición de acné, de vello facial, caída del cabello, dolores de cabeza, dolor pélvico…

¿Qué mensaje me está mandando mi cuerpo? 

Como te digo, una amenorrea es una señal de alarma del cuerpo. La solución para la amenorrea no es provocar el sangrado.

Es habitual que al perder la regla, nos recomienden tomar la píldora anticonceptiva. Y hay que ir con ojo: esta píldora no regula el ciclo menstrual, lo anula!

Cada caso es distinto y puede que en algunos convenga tomarla para mitigar otros síntomas, pero no por sistema. Porque entonces, al ya ver sangre, nos olvidamos que estamos estresadas, dormimos fatal, comemos mal, pesamos poco… Nos creemos que se ha regulado el ciclo, cuando en realidad se ha anulado (la píldora hace que sangremos por deprivación)

Ese es el motivo por el que decimos que el hecho de recuperar el sangrado no debe ser el objetivo principal, ya que el sangrado volverá de forma natural en cuanto encontremos y sanemos el verdadero motivo de la pérdida del ciclo.


Lo importante es encontrar los verdaderos motivos por los que el cuerpo se ha desequilibrado.

Para ello es importante ponerte en manos de una profesional de la salud que ofrezca un abordaje holístico.

¿Qué opinas? ¿Has perdido la regla por varios meses alguna vez? Te leo 🙂

¿Quieres compartirlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad deSara Garcia Cañedo con la finalidad de atender mi solicitud. *

Seremos muy cuidadosas con tus datos. Los trataremos así.