preguntas frecuentes imagen

PREGUNTAS FRECUENTES

COMPRESAS DE TELA

Las compresas de tela son suaves, cómodas y divertidas, fáciles de usar y de lavar, no producen alergias, son discretas y además notarás el ahorro mes a mes.

Una mujer en su etapa fértil puede llegar a utilizar entre 10.000 y 20.000 compresas de un solo uso, compresas que acaban en la basura sin posibilidad de reciclarse.

Utilizando compresas de tela contribuyes a la reducción de deshechos y al cuidado del planeta.

Estimamos que con 10 compresas de tamaños variados, puedes cubrir un ciclo.

Todo va a depender de diversos factores; por un lado la cantidad de flujo que tengas, y por lo tanto la frecuencia con la que te tengas que cambiar. También si usas además la copa, o esponjas marinas.

Por otro lado, depende también del tiempo que tengas para lavar, si donde vives la ropa se seca con facilidad o tienes que esperar más.

Nosotras aconsejamos probar un modelo de cada, y poco a poco ir completando con lo que estimes que realmente necesitas.

La sangre, aunque a primera vista es engorrosa, es fácil de limpiar.

Lo ideal es aclararlas en agua fría nada más cambiarte, pero esto no siempre es posible.

Puedes dejarlas en remojo unas horas antes de lavarlas,¡ pero sin pasarte!, cuanto más tiempo pase más te costará quitar la sangre.

Después lávalas a mano o en la lavadora, siempre con agua fría. Esto es importante, el agua caliente fija la sangre en los tejidos.

A la hora de lavarlas, sea a mano o a máquina, utiliza un jabón suave, y evita el uso de lejías,quitamanchas, perfumes, suavizantes., que además de acortar la vida de los tejidos, te picará la piel.

Un chorrito de agua oxigenada en los remojos, ayuda a blanquear y elimina olores.

Si puedes sécalas al sol, es el mejor desinfectante y blanqueador.

Evita radiadores y secadoras que estropearían los tejidos.

COPA MENSTRUAL

Con la copa, puedes estar más horas sin cambiarte que con otros productos de higiene menstrual, por lo que será fácil cuadrar los tiempos para que no te pille fuera de casa.

De todas formas, si tienes que cambiarte en un baño público, te recomendamos que elijas el de personas minusválidas, que tiene lavabo dentro, donde podrás aclararla cómodamente.Otro truco es llevarte una botella de agua contigo, o en último caso, siempre podrás sacarla, limpiar el borde con una toallita húmeda o un trozo de papel. Nada puede suceder por ponértela de nuevo sin aclarar, estar en contacto con tu propia sangre, no es ningún riesgo!

A veces los nervios nos juegan malas pasadas. Es cuestión de respirar y confiar en que nada se va a quedar ahí para siempre  😉 

Ponte en cuclillas, apoyando los glúteos sobre los talones, abriendo bien las piernas y con la espalda arqueada.

De esta forma, las paredes de la vagina se abren, y se acorta el canal, resultando así más sencillo llegar a la base de la copa.

Contrae los músculos internos, como si quisieras expulsarla de la vagina, y a la vez desliza tu dedo en la vagina y desplaza por una lateral la copa, para que al entrar aire, se deshaga el vacío y pueda salir fácilmente.

Que la copa esté amarillenta, simplemente es por el uso. El hierro que contiene el flujo menstrual, es lo que le da ese color.

Esto no significa que esté sucia, y es probable que no vuelva a estar tan blanca y reluciente como el primer día. Esto no le afecta a la calidad en el uso.

Trucos:

–>Frotarla con un cepillito con agua y jabón neutro, y después aclararla bien, y sacarla al sol durante un par de horas varios días.

–>Dejarla una noche a remojo en agua con un chorrito de agua oxigenada, y después aclararla muy bien. Esto además elimina olores que hayan podido quedar.

Si tienes pérdidas con la copa y cuando la sacas está a rebosar, es que es el momento de cambiarla.

Si tienes pérdidas con la copa, y por el contrario, cuando la sacas, está vacía, es porque no está bien colocada.

Cuando te la pones, intenta dirigirla hacia atrás, hacia el ano, no hacia arriba.

Una vez colocada puedes contraer y soltar la musculatura, como cuando retenemos la orina, para ayudarle a que se coloque en su sitio.

Asegúrate que está completamente abierta, que no queden dobleces.

Para esto, puedes deslizar tu dedo en la vagina, y girarla sobre si misma, esto ayuda a que se abra bien y se coloque.

Si, puedes usar la copa menstrual Naturcup, con estos dispositivos anticonceptivos.

La copa se aloja cerca de la entrada de la vagina, mientras que el DIU y el Anillo Vaginal, van alojados más cerca del útero.

Si utilizas DIU, asegúrate de colocar la copa correctamente, y plantéale a tu ginecóloga que revise con cierta periodicidad la posición de los hilos.

Si utilizas el anillo, es probable que uses la copa cuando te lo hayas sacado, ya que una vez el anillo está fuera, es cuando aparece la menstruación.

Si coincidiesen copa y anillo, recomendamos que, antes de vaciar la copa, te cercieros si has extraido el anillo, para evitar que éste se desplaze, y abandone su posición correcta.