Las compresas de tela son suaves,  cómodas y divertidas, fáciles de usar y de lavar, no producen alergias,  son discretas  y además notarás el ahorro mes a mes.

Una mujer en su etapa fértil puede llegar a utilizar entre 10.000 y 20.000  compresas de un solo uso, compresas  que acaban en la basura sin posibilidad de reciclarse.

Utilizando compresas de tela  contribuyes a la reducción de deshechos y al cuidado del planeta.

En una media de cuatro años, unas 10 compresas Ilen son suficientes.

Porque no todas somos iguales, cada una necesita formar el lote que más se adecúa a sus ciclos.

Si tienes dudas, ponte en contacto con nosotras, cuéntanos como es tu ciclo y estaremos encantadas  de asesorarte en tu elección!

A photo by Erik-Jan Leusink. unsplash.com/photos/-5A8Vtj4Pj8

La sangre, aunque a primera vista es engorrosa, es fácil de limpiar.

Lo ideal es aclararlas en agua fría nada más cambiarte, pero esto no siempre es posible.

Puedes dejarlas en remojo unas horas  antes de lavarlas,¡ pero sin pasarte!, cuanto más tiempo pase más te costará quitar la sangre.

Después lavarlas a  mano o en la lavadora, siempre con agua fría. Esto es importante, el agua caliente fija la sangre en los tejidos.

A la hora de lavarlas, sea a mano o a máquina, utiliza un jabón suave, y evita el uso de lejías,quitamanchas, perfumes, suavizantes.

Un chorrito de agua oxigenada en los remojos, ayuda a blanquear y elimina olores.

Si puedes sécalas al sol, es el mejor desinfectante y blanqueador.

Evita radiadores  y secadoras que estropearían los tejidos.

Elegir un zafú, o cojín de meditación, depende de diferentes  criterios que seguimos a la hora de practicar yoga, como la alineación del cuerpo, tu nivel de flexibilidad, tus posturas de meditación favoritas…

Cada cuerpo es único, pero todos tienen una cualidad común, y es que se adaptan a la superficie en la que se apoyan.

Otra cosa importante a tener en cuenta, es el relleno del zafú.

Hay muchos tipos de relleno, como la cáscara de alforfón, el capoc o miraguano natural…

Nosotras sólo trabajamos con cáscara de espelta, y la elegimos  por varias razones:

-La espelta es una variedad de trigo que se cultiva desde hace unos 7000 años.

Ha estado a punto de  desaparecer, a pesar de sus múltiples cualidades nutricionales y terapéuticas, por ser una variedad menos productiva.

Por eso como relleno para nuestros zafús elegimos cáscara de espelta proveniente de la agricultura ecológica de este país.

-Su flexibilidad permite una fácil adaptación al cuerpo.

-Es termorreguladora, da sensación de calidez en invierno y de frescor en verano.

 

Zafú redondo clásico

El tradicional cojín redondo levanta las caderas y la parte superior del cuerpo, dejando descansar las piernas. Te sientas en el borde ,de modo que los muslos caen suavemente. Esta postura empuja las caderas hacia adelante creando una curva natural en la columna. Además te ayuda a abrir el pecho y los pulmones para facilitar la respiración.

 

 Zafú ergonómico o de media luna

La forma curvada de este zafu da apoyo en la caída a tus muslos y  permite a los pies estar más cerca del cuerpo. De diseño ergonómico, su inclinación facilita que tu columna esté recta y la cadera abierta y bien apoyada.

Ajusta de forma automática el sacro para profundizar la meditación, por eso muchas veces es recomendado para principiantes

Se introduce en la cintura de la mujer por la parte abierta, ajustándolo a su contorno, y el/la  bebé se coloca encima.

Puedes regular la dureza extrayendo o introduciendo cáscara de espelta en la funda interior.

La cáscara de espelta pierde volumen con el uso y el tiempo. Para recuperar su volumen original, exponer al sol.

Dispone de funda lavable .

Es fácil de manejar y cómodo para transportar cuándo sales de casa.