¿Qué usaban las mujeres antes de los tampones y las compresas?

publicado en: descuentos, ilen, Menstruación, Uncategorized | 0

Las mujeres menstruamos desde que existimos 🌻

Actualmente hay muchas alternativas para la recogida de la sangre menstrual, sean más o menos sostenibles.

Pero ¿cómo recogían la sangre las mujeres antes de estos inventos?

Hoy en Ilen hacemos un recorrido por algunos de los métodos usados a lo largo de la historia.

¿Te vienes?

En el principio de los tiempos…

📌 Empezamos en el Mundo antiguo: Egipto, Grecia, Roma… En esa época, las mujeres usaban materiales absorbentes (papiro ablandado, lana suave, pieles de animales).

📌 También se usaban las esponjas marinas (¡como las que tenemos nosotras en la tienda!).

Empezamos en el siglo XIX

📌 Se inventaron muchos artilugios durante el siglo XIX, pero pocos llegaron al mercado. En 1867, Hockert Catamenial Sack inventó el saco catamenial, un receptor ligado a un cinturón con una esponja colocada en la vagina para absorber la sangre.

📌 En 1896 vinieron las toallas Lister, las primeras compresas producidas por Johnson & Johnson.

Llegamos al siglo XX

📌 Muchas mujeres usaban toallas caseras, confeccionadas a partir del algodón absorbente de los pañales de bebés.

Fotos: Los productos de la menstruación | Actualidad | EL PAÍS

📌 Durante los años 20, Kotex y Modess introducen las primeras toallas desechables. Eran bastante incómodas, ya que iban ligadas a un cinturón para que no se movieran.

📌 En 1930, Leona Chalmers crea su propio prototipo de copa menstrual, un receptor de caucho que patenta y comercializa en 1937.

📌 En 1931, el Dr. Earle Haas inventó y patentó el tampón con aplicador. Gertrude Tendrich compró su patente y fundó la empresa “Tampax” (que seguro que no te suena para nada).

📌  Ya en 1950 aparecen “Pursettes”, unos tampones sin aplicador y con una punta lubricada. Estaban sobre todo dirigidas a adolescentes, y así lo hacían constar los medios de comunicación…

📌 Chalmers volvó a la carga en 1959 con Tassette, pero las mujeres siguieron sin ver claro esto de la copa menstrual. Pese a ser lo que más tarde revolucionaria el mundo de las alternativas sostenibles para la menstruación, las creencias y el tabú de esa época impedían que las mujeres concibieran como normal introducir los dedos dentro de la vagina para meter y sacar semejante artilugio.

📌 En 1969 aparecen las “Stayfree minipads”, las primeras toallas con adhesivo para pegar a las bragas.

📌 En 1975, los tampones Rely”, con su eslogan “absorbemos hasta tus preocupaciones”, qué miedito. Tuvieron que ser retirados al estar relacionados con casos mortales de síndrome por Shock Tóxico.

📌 Una nueva encarnación de la copa, “The Keeper”, sale en 1987. Empezó a trabajarse el látex para este tipo de productos.

📌 En 1998 llega la esponja menstrual higiénica (una especie de tampones sin hilo).

 

Soft Tampons - Esponjas menstruales para higiene íntima – Platanomelón

Y llegamos a nuestra copa favorita

📌 Con la llegada del látex y la silicona médica, a lo largo del XXI empiezan a aparecer las copas menstruales que tenemos hoy en día.

 

¿Te has quedado con ganas de más?

Echa un ojo a nuestra entrada de blog sobre la historia de la copa menstrual! 😊

¿Quieres compartirlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad deSara Garcia Cañedo con la finalidad de atender mi solicitud. *

Seremos muy cuidadosas con tus datos. Los trataremos así.