Sueño y ciclo menstrual

publicado en: noticias | 0

 

Cómo estás durmiendo en este confinamiento?

 

Desde hace 15 días estoy durmiendo regular, me cuesta mucho conciliar el sueño, no duermo mucho más de seis horas y tengo unos sueños muy locos a lo mad max.

Con todo esto del confinamiento, estoy notando una falta de dirección importante, la incertidumbre a muchos niveles a ratos se convierte en un monstruo bastante feo y peludo.

Me levanto más tarde de lo habitual, trasnocho demasiado,  y utilizo las noches cuando mis criaturas duermen, para trabajar en el ordenador.

Para que el cerebro produzca cortisol, (hormona que produce el organismo en respuesta al estrés), nos hace falta que nos de la luz mañanera, si te acuestas muy tarde y pegada a una pantalla con su luz brillante, es mucho más difícil para tu cuerpo producir melatonina,(hormona que produce el cuerpo para regular el sueño y la vigilia).

La luz brillante inhibe a la glándula pineal la secreción de melatonina. La glándula del hipotálamo está provista de receptores de esta hormona. Tiene efectos sobre todo nuestro cocktail hormonal, y especialmente sobre el ciclo menstrual.

Entonces, si como yo, te levantas más tarde y trasnochas más, intuyo que esto que te estoy contando puede estar afectándote a ti también.

En circunstancias generales, cada una tiene sus propios patrones del sueño ,no es lo mismo tener una criatura de seis meses que te demanda algo cada dos por tres, trabajar a turnos,  o aprovechar las noches para trabajar porque de día estás cuidando, entre otras.

Ahora mismo, es fácil tener los niveles de estrés disparados, el cuerpo busca dar una respuesta de activación y alerta, y esto es incompatible con el sueño.

SUEÑO Y CICLO MENSTRUAL

Para regular los ciclos menstruales, es súper importante, el descanso y el sueño reparador.

Y el sueño reparador es aquel en el que se dan todas las fases del sueño.(Adormecimiento, sueño ligero, transición,sueño profundo,fase REM)

Aunque en cada fase del ciclo, dormimos diferente, observamos las mayores alteraciones del sueño,( y es evidencia científica), en la fase premenstrual,( en la fase lútea, después de la ovulación).

Al haber ovulado, nuestro cuerpo demanda menos cañita y más descanso, y aunque haya obligaciones que no podamos esquivar, si agendamos previamente, y agendamos cíclico, podemos minimizar el resto de actividades y favorecer el descanso todo lo que podamos.

En este momento, entra a la fiesta la progesterona, una señora hormona con poder sedante que influye directamente en nuestro Sistema Nervioso.

  • Por eso, es fácil que tengas sensación de no haber dormido bien en esta fase, y también de tener más sueño durante el día.
  • Los días antes de que te baje la regla, puede costarte mucho conciliar el sueño, a pesar de que tengas mucho mucho, y estés agotada.
  • También es recurrente tener insomnio pasajero en la premenstrual, despertarte varias veces por la noche, aunque luego puedas dormirte de nuevo fácilmente, o tener sueño a horas que normalmente no son habituales para ti.

Parece que dormir está asociado a la debilidad en esta sociedad productivista y  de la prisa, parece pecado capital meterte en la cama si brilla el sol, y a veces si lo consigues puedes tener hasta remordimientos.

El descanso es súper importante, sobretodo para regular los ciclos menstruales, el autocuidado y legitimar nuestras necesidades es tan importante como dormir, y en este caso tenemos que hacer las dos cosas!

Así que, descansar, se convierte en un acto de protesta y reivindicación de la salud de nuestros propios cuerpos.

Lo dicho, rebélate y échate una siestorra! Incluso puedes ir al límite durmiendo a deshora, prueba una siesta después de desayunar J

Insisto: Es IMPRESCINDIBLE descansar, tanto como respirar, y las consecuencias de no hacerlo pueden pasarnos un peaje muy caro.

Cuando he descansado bien, tengo mucha energía por la mañana, no me muestro tan torpe en la convivencia ni en mis relaciones, tengo energía para llegar al final del día, y estoy más contenta y menos irritable.

  RUTINAS PARA FAVORECER LA CONCILIACION DEL SUEÑO

Te dejo por aquí una lista de rutinas para abandonar, y otras para implementar,  que a mi me sirven un montón para conseguir descansar más y mejor. No lo consigo siempre, pero estoy aprendiendo a ser autocompasiva  y recordarme que estoy aprendiendo J

  • Reducir el café. Si el cuerpo te dice que no llega, ¡descansa!, no le des más caña con excitantes que te dan una falsa sensación de “tú puedes”, y cuando son las siete de la tarde y llevas tres, ¡te tiemblan las rodillas!
  • Intentar fijar unos horarios de acostarte y levantarte, ¡ y cumplirlos!
  • Si quieres dormir de noche, no te pases con la siesta. Es preferible descansar ratitos más cortos, (30 min.), a lo largo del día, que echarte una siesta de tres horas y no pegar ojo de noche.
  • ¡Apártate del mal! Nada de pantallas antes de dormir, pero no 5 minutos antes de dormir, intenta dejarlas mínimo un par de horas antes de dormir
  • Evita los pensamientos estresantes antes de dormirte. ¿Eres de las que te metes en la cama, y repasas la ginkana que te has preparado para el día siguiente? Pues si se trata de un paseo por la playa, ningún problema. Pero si es una lista de tareas no proporcional a las horas que tiene un día, no la repases en este momento.

Los pensamientos estresantes son grandes enemigos de conciliar el sueño de una forma efectiva para el descanso.

  • Excitantes fuera. ¡Por supuesto!
  • Películas –Series-Lecturas muy contundentes: Todas estas que te dejan fría, pensando en la protagonista, o el cerebro roto en mil pedazos con más preguntas que respuestas, mejor para otros momentos en los que haya la posibilidad de digerirlas o cambiar de actividad.

RUTINAS QUE MOLAN

  • Infusión calentita: Yo me tomo una bien cargadita de flor de azahar,valeriana, pasiflora y espino blanco.
  • Respiraciones profundas: Lo habrás oído mil veces, ¡pero es que funciona! Siempre que estés atenta a la respiración y sólo a eso, apartando los pensamientos cuando te vienen. Sólo observar el aire entrar ,salir y oxigenar todo tu cuerpo serrano.
  • Aromaterapia: En las muñecas antes de dormir y/o en un difusor: aceite esencial de lavanda,camomila, geranio, o rosa.
  • Escuchar música relajante o lectura suave. Lo más hard core lo dejamos para otro momento.
  • Si tienes peques, aprovecha para fijarte en como lo hacen ellas. Muchas veces se abrazan, o se canturrean nanas para relajarse. Es súper interesante aprender juntas a llevar una rutina favorable para el descanso.

Espero que te haya servido esta información, a quererse mucho, mimarse mucho. Darnos lo que necesitamos como digo es un acto de reivindicación sobre nuestros propios cuerpos.

¿Y tú cómo llevas esto del descanso?¿Te cuesta dártelo?¿Has notado alguno de estos síntomas que te cuento en premenstrual? Soy toda ojos…

**Las Imágenes utilizadas son  de pixabay.com

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres compartirlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad deSara Garcia Cañedo con la finalidad de atender mi solicitud. *

Seremos muy cuidadosas con tus datos. Los trataremos así.